Día 3: Teotihuacán y Basílica de Guadalupe

Iniciaba el tercer día de nuestro viaje, un Domingo, y el rumbo ya estaba decidido con mucha anterioridad. Visitaríamos la antigua ciudad de Teotihuacán y sus imponentes pirámides del Sol y de la Luna. Así fue que al salir del hotel caminamos por Reforma hasta un Sanborns cercano, desayunamos y llegamos a la estación Hidalgo del metro. Con la luz del día no nos fue tan difícil de encontrar.

En esta estación tomamos la línea 3, la de color verde olivo, hasta la estación La Raza, donde intercambiamos con la línea 5, amarilla, hasta la estación Autobuses del norte, caminando bastante dentro de la estación, mientras cruzábamos el Túnel de la ciencia, una especie de museo ubicado dentro de la estación. Al salir en la estación de autobuses giramos a la izquierda y compramos el pasaje ida y vuelta a las Pirámides por 100 pesos. Luego de algo más de una hora de viaje llegamos al sitio. En el primer control pagamos los 70 pesos de ingreso, y luego de caminar bastante llegamos a la zona de locales, baños y restaurantes, e iniciamos nuestra visita, caminando por la Calzada de los Muertos, inicialmente hacia la Pirámide del Sol, de 65 metros de alto y 238 escalones, que se vuelven más empinados a medida que se asciende, por lo que yo personalmente recomiendo subir y bajar agarrados del pasamanos.

Desde la Pirámide del Sol caminamos a la segunda más grande del recinto, la de la Luna, de 64 metros de altura y a la que solo se puede subir hasta la mitad. ¡Desde este punto la vista de la Pirámide del Sol es genial! Como recomendación para la visita, por favor lleven agua en cantidades abundantes, zapatos cómodos y bloqueador solar. Al menos a nosotros ese día nos hizo un sol genial, pero que picaba bastante. Luego de desandar nuestros pasos caminando prácticamente la totalidad de la Calzada de los Muertos en sentido inverso, llegamos de nuevo a la rotonda donde justo llegaba un bus que nos llevaría de regreso a la ciudad. Tras hablar con el conductor, acordamos que nos dejara en el punto más cercano a la Basílica de Guadalupe dentro del recorrido del bus.

Así fue que nos bajamos en la esquina de Insurgentes Norte y Montevideo, y caminamos por esta última hasta encontrar la basílica, cuyo techo simula la túnica de la Virgen de Guadalupe. Recorrimos sin mucho afán todo este recinto religioso, y cuando salimos recorrimos algunos mercados cercanos y nos fuimos a  nuestro hotel, tomando el metro en la estación La Villa- Basílica de la línea 7, roja, hasta Deportivo 18 de Marzo de la 3, verde olivo, para tomar un tren hasta Hidalgo. Después de descansar un poco en el hotel, salimos a un restaurante de comida argentina (!) llamado El Diez. Y sé que no es lo ideal probar comida argentina en un viaje a México, pero realmente soy amante de las carnes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s