Día 4: Estadio Azteca, Xochimilco y regreso a Bogotá

Nuestro último día en Ciudad de México estaba lleno de actividades: Al salir paramos en el Sanborns para desayunar, y de nuevo fuimos atendidos con toda amabilidad y ternura por Lupe, una de las camareras. Al salir de allí de nuevo nos dirigimos a la estación Hidalgo, esta vez a tomar la línea 2, azul, con destino Tasqueña, atravesando prácticamente toda la ciudad, dándonos la oportunidad de conocer buena parte de ella al viajar a la altura de la superficie en gran parte del recorrido. Al llegar a Tasqueña buscamos hacer la transferencia con el Tren Ligero, que tomamos hasta la estación Estadio Azteca.

Al cruzar el puente peatonal, caminamos hacia una entrada del estadio ubicado hacia la derecha, la número 2. Esperamos un rato a que fueran las 10, hora de inicio del tour. Pagamos los 105 pesos e iniciamos con la zona de placas, seguimos con el túnel, la sala de prensa, la exposición de los momentos más relevantes por décadas y el vestuario del Club América, para dese él llegar al momento más esperado, la cancha, la única en el mundo en la que se han jugado dos finales de la Copa Mundial de fútbol, que representaron la consagración de Pelé y de Diego Armando Maradona. Realmente uno se siente pequeño estando a ras del suelo de este coloso con capacidad para 87 mil personas, pero que ha llegado a albergar a más de 125 mil.

 

Tras finalizar el tour nos dirigimos de nuevo a la estación Estadio Azteca del tren ligero, pero para nuestra mala fortuna, había demoras en el sistema, por lo que el nuevo tren tardó más de 40 minutos en pasar. Cuando por fin pudimos tomarlo, nos dirigimos hasta la última estación, Xochimilco, desde donde caminamos alrededor de 10 minutos hasta el embarcadero Belem, y negociamos por 200 pesos una navegación de media hora por los canales, teniendo en cuenta que en menos de dos horas debíamos estar en nuestro hotel, ubicado al otro lado de la ciudad, para hacer el check out y desplazarnos al aeropuerto para nuestro vuelo de las 6 de la tarde.

 

Finalizada esta corta navegación desandamos nuestros pasos, tomando tren ligero y metro, y caminando hasta nuestro hotel con el tiempo justo para alistar maletas, hacer unas compras finales y tomar un último taxi hasta el aeropuerto, despidiéndonos así de esta increíble ciudad, en la que a pesar de tener cuatro días muy completos, nos quedaron bastantes cosas para conocer, lo que sin duda será una excusa para regresar en un futuro no muy lejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s